.: FUTBOL DE LIGA :.
Villa Mitre cayó 1 a 0 en Venado Tuerto ante Sportivo Rivadavia, en la final, cotejo de ida, del certamen Federal "B", pero mantiene sus chancs intactas para la revancha. Nicolás Vanni anotó el gol de la victoria del elenco santafesino.

Villa Mitre se fue con mucha bronca, pero con la ilusión intacta

Perdió sin merecerlo ante Sportivo Rivadavia 1 a 0. Vanni, en un balón detenido, le dio la victoria a los de Federico Lussenhoff. La revancha, el domingo en El Fortín.

Villa Mitre se fue con sensaciones encontradas. Por un lado amargado por la derrota en un partido muy equilibrado en el que no hizo menos que su rival. Y por el otro optimista porque en el segundo tiempo lo arrinconó a Sportivo Rivadavia contra su valla. Claro que el local fue más efectivo en un balón detenido en el amanecer del juego y con eso le alcanzó para sacar una mínima ventaja e ir a Bahía Blanca con dos resultados a favor.
Más allá de los merecimientos que hizo el tricolor para empatar (3 chances netas en el ST), ahora deberá jugar con el corazón caliente y la mente fría ante su gente.
El tricolor comenzó atado. Le costó salir de la presión que ejerció su rival en la mitad de la cancha. De cualquier manera, el cotejo en la primera etapa fue parejo, con escasas chance de gol generadas al ras del piso.
Pero fue Rivadavia el que le sacó mejor provecho al balón detenido, aunque primero había avisado con un cabezazo desviado de Guerra tras un desborde de Juan M. López.
Sin embargo, la primera pelota de aire que cayó en el área tricolor fue gol. Isanta le dio con rosca y Vanni cruzó el testazo que se le metió a Tavoliere contra el poste izquierdo.
Con la ventaja, Rivadavia perdió verticalidad y se preocuparon más en no cometer errores en el fondo.
Y Villa Mitre no pudo romper el molde. Los volantes creativos estuvieron muy atados y la visita forzó el trámite con más empuje (Cocciarini fue el abanderado) que juego.
De cualquier manera, desde el primer cuarto de hora hasta los 5m. finales no hubo casi acciones de riesgo. Y así se cerró el primer acto.
Villa Mitre cambió la postura en el complemento. Se paró 20 metros más adelante y forzó el trámite con actitud.
Y si no logró su cometido fue porque le faltó puntería en los balones detenidos a favor.
Tras un córner de Arroyo, el Loro González le dio con la suela del botín derecho y el balón rozó el horizontal.
La visita minimizó al buen equipo local de tres cuartos de cancha hacia adelante. Eso sí, el anfitrión defendió con uñas y dientes la ventaja, pero prácticamente resignó el contragolpe para lastimar.
Los de Priseajniuc tuvieron una doble chance que no terminó el gol de milagro. Primero ganó el Loro González de arriba, manoteó Quinteros y Zárate no la pudo empujar casi en la línea. La Villa reclamó penal por una mano.
Luego, los dos sintieron el trajín de una final sin roces y del largo camino de la temporada.

Las claves de la victoria

1. La efectividad local. Sportivo Rivadavia de Venado Tuerto generó escasas opciones de gol en el partido, pero aprovechó un balón detenido para romper el cero y quedar a un empate de la consagración. Defendió con mucho amor propio.

2. El complemento de Villa Mitre. Empujó al rival, lo llevó contra el arco de Matías Quinteros y siempre forzó el trámite. Sus laterales jugaron permanentemente en terreno contrario y sólo le faltó algo más de tranquilidad en la última pelota.

3. Está todo abierto. Si bien Sportivo sacó una mínima diferencia, Villa Mitre tiene con qué soñar. Lógicamente, la empresa no será sencilla porque enfrentará a un conjunto muy bien trabajado y ya dio muestras de sobra que de visitante no se achica. Se viene una gran final.

Fabián Rodríguez
La Nueva

 
. : : Fútbol de Liga : : .
Bahía Blanca - Buenos Aires - Argentina